Gales pide paso en 2013

Gales pide paso en 2013

Cuando he entrado en la web del Cardiff City me he encontrado con una foto gigante de Craig Bellamy, algo desaturada para darle un tinte épico. Son declaraciones sobre el reciente ascenso del equipo galés a la Premier League.

Bellamy es la viva imagen del club. Llegó el pasado verano procedente del Liverpool a precio cero para jugar en el equipo de su ciudad. Allí vive su familia, a los que más necesitó en los últimos tiempos: primero, tras el suicidio de Gary Speed en noviembre de 2011, íntimo amigo, también galés y entrenador de la Selección de fútbol del país, que causó un fuerte impacto emocional en la vida de Bellamy; segundo, tras el divorcio un año más tarde de su mujer Claire Jansen, a quien conocía desde la adolescencia, y con la que tuvo tres hijos. El primero de ellos, Ellis, debutó con el combinado galés Sub 16 en la última edición de la Victory Shield. En la grada de aquel partido estaba Craig Bellamy, que asistía al debut de su hijo como años antes su padre había visto el suyo. Hace unos días, tras consumarse el ascenso de un Cardiff City liderado por Craig Bellamy, su padre le dijo: “Ahora puedo morir feliz, gracias”.

Había vuelto a Cardiff para ascender a su equipo en 2013.

En Gales, meses antes, en una ciudad cercana pero más pequeña, el Swansea se iba a Wembley. Era la culminación a un proyecto edificado en varios años: Roberto Martínez le dio identidad cuando nadie lo sabía situar en un mapa, Brendan Rodgers lo ascendió a la Premier League y los futbolistas españoles fueron el sello distintivo. Así que, tras haber eliminado al Liverpool y al Chelsea, el nuevo proyecto de Laudrup iba a enfrentarse a un tierno Bradford City, cuya machada era todavía mayor, para ganar la Capital One Cup. Ganaron 5-0 con una superioridad incontestable el título más importante de su historia y el año que viene jugarán en Europa.

Justo un mes después del trofeo de Michu, Dyer, De Guzmán, Rangel, Pablo Hernández y compañía, el Wrexham, modestísimo club galés de quinta división que juega en las competiciones inglesas desde hace años, también conquistó Wembley. El torneo en cuestión era la FA Trophy, que es algo así como una copa donde sólo compiten los equipos que están entre el quinto y octavo escalón del fútbol inglés. 35.000 espectadores en Wembley. Se impusieron al Grimsby Town en la tanda de penaltis tras el 1-1 del partido para seguir poniendo a Gales en el punto de mira del 2013.

A quien no para nadie de mirar es a Gareth Bale, cuyo inicio de 2013 está siendo apoteósico. No nos extenderemos en este apartado porque ya lo hicimos en su día. El galés del Tottenham es uno de los máximos candidatos a ganar el Player of the Year y todo el mundo se pregunta dónde jugará el año que viene. Está imparable.

Una manera de detenerle sería con un placaje, por ejemplo, algo que se sanciona en el fútbol pero no en el rugby, donde la Selección de Gales consiguió su 26º VI Naciones gracias a un trascendental triunfo ante Inglaterra por 30-3 en el Millenium Stadium, sede galesa. Además nombraron a Leigh Halfpenny (brillante apellido) como mejor jugador del torneo. Lejos del deporte, aunque relacionados con él, uno de los grupos de música más importantes del país ha sacado nuevo disco. Stereophonics presentó en 2013 “Graffiti on the train”, que rápido se hizo con el nº1 de las listas indies. ¿Que por qué está relacionado con el fútbol? Wayne Rooney lleva tatuado en su brazo derecho el nombre de su tercer disco, “Just Enough Education To Perform”, porque representaba su vida: dejó el colegio muy pronto para entrenar con el Everton cada día. Además, su mujer Coleen le preparó una sorpresa: Stereophonics actuaría en el día de su boda como regalo. Y por si fuera poco, también galés es un superhéroe de culto: Christian Bale es Batman tras haber arrasado en The Fighter.

Casi nada, ¿verdad? Gales está de moda.

Diarios de Futbol

Sin Comentarios

Deja tu comentario


*